Botox (Toxina Botulínica)

El continuo movimiento de los músculos faciales para expresar enfado, sorpresa, tristeza, alegría… es el responsable de las llamadas ARRUGAS DE EXPRESIÓN O DINÁMICAS. Con el paso del tiempo estas marcas de la piel se van haciendo más profundas.

El tratamiento de este tipo de arrugas es la indicación de la toxina botulínica o botox.

Se utiliza para relajar la musculatura del tercio superior de la cara, entrecejo, frente y patas de gallo.

Actúa mediante la inhibición de la liberación de acetilcolina de la terminación nerviosa, impidiendo que los músculos que hemos tratado se contraigan, por la relajación de la zona.

Es un tratamiento seguro, rápido e indoloro. El resultado se aprecia a partir del 4º- 5º día tras la aplicación y su duración varía dependiendo de la persona, aunque lo más habitual es que permanezca alrededor de 3 meses